Pura Vida

Con esta expresión tan sencilla, “pura vida”, los pueblos de Costa Rica resumen la mejor de las filosofías, aquello de que, en realidad, no hay necesidad de preocuparse cuando uno está en el paraíso. Y qué mejor lugar este verano para conectar con el bienestar, la quietud y el disfrute de lo sencillo que nuestra terraza, nuestro balcón o nuestro patio. Hemos aprendido a valorar y a cuidar los espacios al aire libre de nuestras viviendas, por pequeños que sean, y en Muebles Vallés, queremos aliarnos contigo para que sientas que el verano se ha instalado en ellos de forma definitiva.

Grandes terrazas
Si cuentas con una amplia terraza para dar cabida a largas comidas o veladas estivales, bueno será que elijas una mesa exterior, redonda o rectangular, y unas sillas a juego que permitan acoger a tus amigos en el área del comedor. Para la zona de ocio y relax, opta por un sofá de exterior y dale un toque de color con unos cojines de flecos. Completa el set con unas hamacas e incluso atrévete con una silla colgante.

Puedes optar por jugar con los colores del mobiliario para darle armonía a todo el conjunto o, si lo prefieres, diferenciar por completo ambos espacios. Para ello, puedes usar un suelo de madera de teka en la zona de comedor y césped artificial para el espacio de ocio, o bien, puedes decorar este último con una alfombra de exterior de PET, una pieza ecofriendly. Y recuerda que siempre encontrarás en las plantas y sus maceteros el aliado perfecto para darle un toque de frescura y verdor a tu terraza y de paso, delimitar los espacios tal como prefieras.

Pequeños balcones
Si tu espacio exterior es más reducido, no renuncies igualmente al encanto de un rincón único y codiciado. Tienes muchas opciones para hacer de tu balcón o tu pequeño patio un lugar para respirar y reencontrarte. Opta por mesas y sillas plegables que puedes guardar fácilmente o bien hazte con un par de butacas ligeras y una mesa auxiliar. Completa el espacio con un set de maceteros de diferentes alturas de terracota, resistentes a la humedad y a los potentes rayos de sol, y no dudes en decorar tus sillas con unos mullidos cojines llenos de fantasía, que favorezcan un ambiente alegre.

Los colores del verano
Ya sea en pequeños rincones o en grandes terrazas, en verano triunfan el blanco y los colores neutros, que aportan frescor al ambiente y potencian la ansiada luz estival. Pero no pequemos de frívolos y aportemos un toque de calidez, ayudados por los textiles y las fibras de los complementos que escojamos. Para ello, contamos con alfombras, cojines o incluso manteles, servilletas y caminos de mesa que podemos desplegar en nuestras comidas veraniegas o nuestras veladas interminables.

Solos o acompañados, disfrutando del primer café de la mañana o de una copa de vino mientras el sol se pone, tomando un baño relajante en nuestra piscina o leyendo un libro envolvente en nuestro rincón favorito, sea como sea, disfrutemos de un verano de pura vida.